Enfermedades producidas por el exceso de tecnología

La tecnología ha supuesto una auténtica revolución para nuestra sociedad, y si bien es cierto que la misma ha traído consigo muchas ventajas, también ha supuesto una disminución en la salud de las personas. Estar sometido a un exceso de tecnología diariamente puede dar lugar a numerosas enfermedades. ¿Quieres conocerlas? Los cerrajeros Catarroja ya lo han leído ¡Sigue leyendo!

Principales enfermedades ocasionadas por la tecnología

Estar delante del ordenador durante horas, así como chatear en exceso, escuchar música a todo volumen con los cascos, pegarse demasiado al televisor, etc., puede tener graves consecuencias para la salud de las personas. Entre las enfermedades que más suelen afectar a las personas que están sometidas a un exceso de tecnología y que no tengan un trabajo físico como los cerrajeros Paterna, destacan las citadas a continuación:

  • Sobrepeso y obesidad: Las personas que hacen uso intenso de los ordenadores son proclives a llevar una vida sedentaria. La obesidad y sobrepeso trae asociados problemas como la diabetes o problemas circulatorios.

 

  • Síndrome del Túnel Carpiano: Suelen afectar a las personas que son adictas al chat y a conversar en línea. Ocasiona entumecimiento, dolor, hormigueo y debilidad.

 

  • Enfermedades oculares: Mirar la pantalla del ordenador o teléfono móvil durante horas generas problemas de visión como resequedad, tensión ocular, etc.

 

  • Problemas mentales: Problemas psicológicos como la depresión, la ansiedad, el aislamiento social, e incluso la pérdida del placer y el disfrute de las actividades diarias también son muy comunes.

 

  • Daños en el sistema nervioso: Entre ellos destacan la fatiga, el vértigo, la pérdida de memoria, los trastornos del sueño, así como en algunos casos el desarrollo de tumores cerebrales.

Si bien es cierto que muchos particulares, profesionales y empresas, como por ejemplo empresas, se benefician de los muchos avances de la tecnología, hay que ser cuidadosos y no excederse en su uso. Deben ponerse unos límites.