Cómo distinguir un buen profesional de la estética

El mundo de la estética es un mundo tan apasionante que cualquiera se puede aficionar a él: desde visitando algún portal de estética profesional hasta practicando con una colección de numerosos productos que permitan cambiar de look en cuestión de minutos podemos llegar a obtener la pericia profesional necesaria. Pero es en los momentos cruciales, en grandes eventos, en la aplicación de tratamientos, cuando tenemos algún tipo de problema y queremos consejo o que se resuelva adecuadamente (tales como alergias, una ceja más despoblada que otra etc.) cuando queremos y debemos acudir a un buen profesional, ¿cómo lo distinguimos?

g2j_planetlook_estetica

Imagen: institutoesb.com

Buena técnica con pocos recursos

Aunque a todo profesional le gusta disponer de todas las herramientas que se puedan tener a su disposición, y en el caso de los profesionales estéticos no es una excepción, es en el momento de la verdad cuando seleccionan cuidadosamente el producto o los productos adecuados y que sin tener que abusar de ellos, obtendrán mejores resultados.

En la estética, la filosofía del “menos es más” debe estar muy presente. Ni se llevan ni ofrecen buenos resultados los efectos barrocos de un exceso de pintura ni un tratamiento donde se tenga que acudir a un sinfín de productos. Con los adecuados y con los mejores para cada caso basta.

 

Resultados naturales

Precisamente porque “menos es más”, un buen profesional sabe imprimir resultados espectaculares sin que apenas se noten, con técnicas que se asemejan a una belleza natural, “de cara lavada”, cuando es necesario y sólo destacando aquello que quieran destacar (una mirada profunda, unos labios carnosos etc.) cuando sea oportuno y favorezca más que disimule.

Dominio sobre las tendencias…

Un profesional de la estética no sólo domina la técnica a base de repetirla, sino que va incorporando a ésta las nuevas tendencias a medida que se producen acorde a lo que dicta la moda.

… pero con toque personal

Acorde a lo que dicta la moda pero sin ser esclavo de ella, sin perder aquello que lo hace distintivo de otros estilistas y por lo que acudes a él o a ella y no a otro cualquiera.

Más allá del aspecto

Lucir un aspecto radiante para un evento es posible lograrlo con los productos adecuados en las manos correctas, pero un estilista no sólo se preocupa por cubrir la piel, sino también protegerla.

Desde usando productos que no resulten agresivos hasta aplicando técnicas de limpieza y saneamiento hasta tal punto de poder lograr una belleza natural sin necesidad de aplicar maquillaje.

Más allá de la marca

Por último, hablábamos de la optimización de los recursos, pero esto no quiere decir que a mayor coste o mejor la marca del producto, mejor el resultado.

El conocimiento y la pericia de un buen esteticién consisten en saber qué usar y cómo usarlo para que un buen producto funcione.

No por embadurnar la cara en una crema va a ofrecer mejores resultados que si se aplica cuando toca y donde toca, al igual que no resulta igual de eficaz aplicándola sobre la superficie que masajeando adecuadamente sobre una piel previamente exfoliada.

Es en los pequeños y grandes detalles en definitiva, donde se aprecia un buen profesional, que ofrece buenos y observables resultados.