Atención sociosanitaria: La respuesta a nuestra pirámide poblacional

Nos encontramos ante una situación histórica en España. Tras diversas décadas en los que los nacimientos siempre han estado en un número superior a los decesos, la realidad ha cambiado de manera considerable durante los últimos años. Como consecuencia de las diferentes crisis económicas a las que nos hemos tenido que enfrentar, la pirámide poblacional actual se encuentra especialmente envejecida. Una pirámide poblacional que demuestras que las personas mayores son cada vez más. Y, por ende, también lo son las personas dependientes.

Una situación que comienza a ser crítica en multitud de aspectos. Pero, si existe un sector que se encuentra especialmente determinado por esta situación es, con total seguridad, el de la atención sociosanitaria. Esta figura profesional ha cobrado un gran protagonismo durante los últimos meses como consecuencia de la explosión de la COVID 19. Y, a continuación, te contamos los motivos por los que va a ser una de las profesionales de un futuro cada vez más cercano en un país como es España.

Atención sociosanitaria: lidiando con un contexto muy complejo

La sociedad envejece a un ritmo cada vez mayor. De acuerdo con el INE, se prevé en el año 2029 los mayores de 65 años representen un 25% de la población. Sin duda, una situación que cambia por completo la realidad que percibimos desde hace una gran cantidad de años. Sin embargo, la edad no está reñida con la calidad de vida. La mejora de la ciencia y de la medicina, entre otros muchos elementos, ha provocado que las personas mayores de 65 años todavía puedan gozar de una salud y de una autonomía excelente.

El estilo de vida que encontramos en la actualidad es muy diferente al de años atrás. Cuando las personas que pertenecían a esta cohorte todavía tenían una filosofía basada en el sedentarismo. Sin embargo, es cuando comienzan a llegar los problemas de salud cuando las personas que se dedican a la atención sociosanitaria adquieren un protagonismo mayúsculo. La incapacidad para llevar a cabo la realización de una gran cantidad de tareas o el creciente deseo para permanecer en el hogar en vez de acudir a una residencia han sido dos de los ingredientes que conforman a este profesional un papel protagonista en nuestra sociedad.

Sin embargo, el desplazamiento hacia los hogares no ha provocado que los centros de día o las residencias no tengan que contar con su presencia. Desde hace unos meses, el Gobierno de España exige la titulación de Atención Sociosanitaria para poder dedicarse profesionalmente al cuidado de las personas mayores y dependientes. Por lo que es necesario contar con perfiles formados y preparados para llevar a cabo el desempeño de esta actividad.

Una profesión de futuro

Como hemos podido comprobar a lo largo del presente artículo, son muchos los elementos determinantes que provocan que la atención sociosanitaria se haya convertido en una de las mejores fórmulas por las que podemos decantarnos para asegurar nuestro futuro profesional. Los datos que arroja el INE son suficiente para tener una previsión del número de profesionales que se necesitarán en nuestro país durante los próximos años. La profesionalización de este perfil profesional ha supuesto el empujón necesario para que cada vez sean más los centros que comienzan a incorporar decenas de trabajadores para atender tanto a la demanda actual como a la futura.

La atención sociosanitaria se ha consolidado como una de las herramientas del futuro para garantizar el futuro de nuestro país. Ante una pirámide social cada vez más envejecida, su correcta ejercicio de la profesional, clave para asegurar el bienestar de nuestros mayores y de las personas dependientes.