Seguros de amortización de préstamos personales: protege a tu familia

Hay situaciones imprevisibles en la vida y una de ellas es que el titular de un préstamo personal fallezca o quede inválido de forma permanente, con la dolorosa consecuencia del perjuicio económico a sus herederos.

 

Para evitar esta desagradable situación existen pólizas de protección personal que garantizan que el importe del préstamo se devolverá a la entidad. Pero…

 

¿Me pueden obligar a contratar un seguro de amortización al concederme el préstamos personal?

 

Según la Ley 26/2006 de mediación de seguros y reaseguros privados y su artículo 5.2 e) “Los mediadores de seguros y de reaseguros privados no podrán imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro”.

 

Por lo tanto, una entidad no puede obligarte a contratar un seguro y mucho menos condicionar conceder o no el préstamo a que lo hagas, es decir, que no es obligatorio contratar los seguros de vida y de protección de pagos de los créditos al consumo a través de la misma entidad que nos conceda financiación.

Si es cierto que muchas entidades nos ofrecerán préstamos con tipos de interés competitivos si adquirimos uno de sus seguros de amortización. Seguros de vida y seguro de accidentes son los más comunes entre los préstamos personales.

 

Estos seguros no deben contratarse en todos los casos pero son una buena manera de proteger a tu familia de perjuicios, por eso conviene disponer de un seguro que les libere de cargas económicas. Contratando este tipo de productos la deuda pendiente con la entidad la asumirá el asegurador.

 

El precio de las pólizas varía en función del importe del préstamo solicitado y de las coberturas contratadas. El pago se realiza en cuotas anuales y aunque es posible fraccionarlo en meses, trimestres, cuatrimestres y/o semestres, puede suponer un recargo en el precio del seguro.