La Bodega Artadi deja la D.O. Ribera del Duero

rioja-noticia-denominacion-origen

 

Una de las noticias más comentadas en los últimos meses dentro del mundo del vino es la salida de Artadi de la Denominación de Origen La Rioja. La Bodega Artadi llevaba en ella desde 1985 y tras treinta años formando parte de esta prestigiosa Denominación de Origen decide poner punto y final al vínculo que las unía. Porque hay que dejar claro que Artadi deja el Consejo Regulador pero no abandona su origen: La Rioja Alavesa. La noticia ha abierto cruces de declaraciones en los que se han visto salpicados otros temas externos al mundo del vino, pero lo que tiene que quedar claro es que, en este caso, la bodega mira por su futuro empresarial.

Es una decisión larga y meditada que surge tras una polémica reivindicación de adquirir una Denominación propia de la Rioja Alavesa, y aunque el presidente de Artadi cree que su salida puede animar a otras bodegas a salir del consejo regulador quiere dejar claro que no se trata de ningún movimiento secesionista. Deja claro que la Denominación de Origen La Rioja hace muchas cosas bien y que su gestión es extraordinaria, pero que en la actualidad no es adecuada para su idea de negocio, dejando más claro que su decisión es política y no partidista.

Uno de los principales motivos de la salida es la falta de identidad que se estaba llevando a cabo, y donde las bodegas se veían como simplemente herramientas productivas, dejando de lado la cultura y la identidad propias, cosa que consideran fundamental y que se hace en otras regiones como Burdeos, Borgoña o Champagne. Comenta que este tipo de regiones además de un producto de calidad, ofrece al consumidor un valor de la marca, con mensaje y contenido, cosa que es muy enriquecedora tanto para el consumidor como para el productor.

Artadi es una bodega familiar y de tradición pero que ve inviable mantener el ritmo productivo que marca el Consejo Regulador, dejando de lado la diversidad de la tierra, la dotación de valor a los vinos y que se muestre un carácter diferenciador de los viñedos, de sus gentes y de autenticidad. Ofreciendo a través de sus vinos un mensaje de riqueza de la tierra, los viñedos y los paisajes.

Por lo tanto, uno de los problemas en las Denominaciones de Origen, en este caso de La Rioja, unas bodegas van a querer optar por el producto, la calidad, la artesanía, el valor añadido, mientras otras van a querer optar por el volumen y el bajo precio. Esto, a día de hoy, es difícil de conseguir si se está bajo un mismo nombre, haciendo que más de una de las bodegas no se sientan identificadas con el modelo de negocio que se plantea para lo que viene siendo la forma de querer dirigir su bodega. Por lo tanto tiene cosas buenas estar en una Denominación de Origen, pero vemos que también las puede tener malas. El tema es sopesar qué es lo que más te interesa.

Esto es lo que ha hecho Artado, tras largas meditaciones ha decidido dar el paso de desvincularse. Los motivos nacen de la diferenciación de un producto de calidad, como se hace en regiones con tradición vinícola como Borgoña o Burdeos. Enfocar claramente la idea de su negocio, una bodega familiar, que busca un valor añadido en producto de calidad, con el buen hacer de los métodos tradicionales, imagen de marca, diferenciación, calidad y en donde se vea reflejados los valores del entorno y las gentes de la zona, generando una identidad propia